Préstamos para empresas, ¿Cuál es la mejor opción?
259
post-template-default,single,single-post,postid-259,single-format-standard,et_divi_builder,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-13.4,qode-theme-daniela tsys,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive,et-pb-theme-daniela tsys,et-db,et_minified_js,et_minified_css
 

Préstamos para empresas

Préstamos con Phenix Capital

Préstamos para empresas

PRÉSTAMOS PARA EMPRESAS: ¿Cuál es la mejor opción?

En el tráfico mercantil, viene siendo práctica habitual que las empresas, en un momento dado, deban buscar recursos económicos adicionales para poder dar forma a sus proyectos, expandir su negocio, o simplemente superar ciertas situaciones de crisis, y por ello, recurren a los préstamos.

Evidentemente, lo primero que estos profesionales hacen es acudir a la Banca Tradicional para conseguir las soluciones financieras que precisan. Ahora bien, antes de abordar esta cuestión, conviene pararse a analizar algunos de los “métodos de financiación”. Las posibilidades son muy variadas. En muchos casos algunas de ellas pueden encajar como un guante y satisfacer nuestras expectativas.

Es más, si ya has tanteado el terreno y las respuestas no han sido las esperadas, no desesperes, existen otras forma de conseguir lo que buscas.

A continuación vamos a analizar estos métodos financieros, en qué consisten y cuáles son sus beneficios e inconvenientes:

1º LOS PRÉSTAMOS BANCARIOS:

Si bien es cierto que tras la crisis económica sufrida en los últimos tiempos, los bancos cerraron el grifo. Los bancos dejaron de conceder préstamos con la facilidad con la que lo hacían antes. Actualmente estas entidades están estructurando su política hacia una tímida apertura económica.

Hasta el momento, cualquier empresa veía muy limitada sus expectativas. Tenían que ofrecer garantías reales y personales muy elevadas para obtener muy poco. Todo ésto a un tipo de interés elevadísimo.

La realidad es que las financieras tratan de buscar, a todas luces, soluciones para impulsar el crédito para empresas. Ésta es la circunstancia que se publicita en los medios de comunicación a bombo y platillo. Aunque realmente en la práctica no es tan accesible como parece.

En este sentido, no es todo oro lo que reluce. Son muchos los obstáculos que una empresa de reciente constitución o con una situación económica complicada, tiene que salvar. Y todo ello para conseguir la ansiada financiación. Entre estos podemos destacar los siguientes:

 

  • El banco consume CIRBE: para quienes no lo sepan la CIRBE es la Central de Información de Riesgos del Banco de España. Se trata de una base de datos. En ella aparecen las deudas directas o indirectas que las entidades financieras tienen con sus clientes. Esto supone que cualquier deuda que un particular o empresa contraiga con una entidad financiera apareceré reflejada en el CIRBE.
Hemos de especificar que en el CIRBE no figuran todas las deudas. Aparecen aquellas con un importe superior a 6.000 €, para el caso de los préstamos directos. En el supuesto de que se traten de deudas en la que se haya intervenido como avalista, prestamos indirectos, se requerirá que sean superiores al 30.000 €
  • Sus comisiones: son otro de los hándicap con los que nos podemos tropezar y que en muchos casos los pasamos por alto. Las operaciones financieras, a demás de, por supuesto, el tipo de interés remuneratorio que se pacte entre las partes. También exigen una comisión de apertura que no esperamos y que puede ser un inconveniente más para nuestras expectativas.
  • Exigencia de Garantías Reales y Personales: tras analizar la situación económica de la empresa, es más que probable que se exijan todo tipo de garantías personales y reales para respaldar la operación.

 

2º.- PRÉSTAMOS DE CAPITAL PRIVADO y EL CAPITAL DE RIESGO:

El capital privado es desarrollado por entidades especializadas. Éstas entidades realizan aportaciones económicas de forma temporal (de 3 a 10 años) favoreciendo el  impulso y el desarrollo que la empresa necesita.

Hasta el momento, esta ha sido una forma muy recurrente en aquellos casos en los que la Banca Tradicional rehusaba conceder el crédito solicitado por el profesional.

A través de este tipo de financiación se puede conseguir crédito de forma más rápida, a demás, suele efectuarse con empresas que presentan un alto potencial de crecimiento.

En estos casos la operación financiera suele partir de los 500.000 €. Es frecuente que se entre en el accionariado de la compañía durante este intervalo de tiempo. Por lo menos hasta que la empresa se encuentre asentada y pueda satisfacer la cantidad adeudada.

Además las entidades de capital de riesgo aportar a sus clientes un asesoramiento pormenorizado que facilita el desarrollo de sus proyectos.

 

3º.- BUSINESS ANGEL:

Es conocido comúnmente como “inversor angelical”. Viene siendo aquella persona física o jurídica que puede aportar o bien financiación o bien experiencia, a todos aquellos nuevos empresarios a cambio de una ganancia futura.

En resumidas cuentas, se trata de un inversor privado que fomenta el desarrollo de una empresa. También fomenta la materialización de un proyecto empresarial.

En este caso, la diferencia respecto a los métodos financieros planteados anteriormente, es que por lo general estos invierten sus propios recursos económicos en el proyecto, siendo su objeto primordial la rentabilidad de la inversión.

Los “inversores angelicales” seleccionan sus proyectos de inversión con un exhaustivo análisis del plan de negocio que le presenta la empresa emprendedora. Siempre de acuerdo con los criterios personales que adopte el inversor.

Como es evidente este tipo de inversiones afronta un riesgo indudablemente elevado. Es esencial analizar el rendimiento de la empresa desde el punto de vista financiero.

Se trata de la segunda opción para aquellas empresas con un alto potencial de crecimiento. Sobre todo para empresas requieren de una inyección económica inicial muy elevada.

Puedes encontrar información adicional en el periódico Expansión pinchando aquí.

 

4º.- PRESTAMO PARTICIPATIVO:

Siguiendo la línea del “inversor angelical” nos encontramos con este tipo de préstamos. Están orientados única y exclusivamente a  empresas que buscan importantes cantidades de financiación para sus proyectos.

Su peculiaridad es que, la entidad prestamista, a cambio de su aportación económica podrá participar en los beneficios .

Este tipo de préstamos se sitúa entre la financiación bancaria y la de capital privado. Es empleado por aquellas empresas que ven limitadas sus expectativas de obtener financiación a través de la Banca Tradicional por su alto nivel de riesgo, pero con un evidente potencial económico en el futuro.

Por regla general este tipo de préstamos suelen proceder de entidades de capital privado; un ejemplo viene siendo el denominado ENISA (Empresa Nacional de Innovación), y los ya mencionados business angels.

Su regulación se sitúa en el artículo 20 del Real Decreto-Ley 7/1996, de 7 de junio, sobre Medidas urgentes de carácter fiscal.

Contacto

Si estás interesado en contratar Capital privado, nosotros te podemos ofrecer nuestros servicios, puedes ponerte en contacto con nosotros pinchando aquí.

Sin comentarios

Disculpas, los comentarios están cerrados.